miércoles, 3 de septiembre de 2014

Destroyer

Le llaman destroyer. Alguien ha dicho que es la grasa que engrasa las relaciones humanas, pero la realidad es que el envidioso ataca con una furia terrible, y como no tengas la autoestima en su sitio, es destroyer total. No se te ocurra destacar frente a un envidioso (o envidiosa), porque intentará destruir lo que tú tienes por el simple hecho de que ella (la persona envidiosa, digo), no lo tiene. Por envidia se cometió el primer asesinato de la historia; estaba ya el mundo pa no venir. Pero mira por donde, estamos aquí, hemos venido y pretendemos quedarnos. Dan ganas de decir: “si quieres lo mío, te lo vas a currar”, pero es inútil porque el envidioso (o envidiosa) no tira por elevación, sino que destruye por parálisis. En el fondo encierra un enorme complejo de inferioridad porque la persona envidiosa al destruir a otro compensa sus carencias. Si te encuentras en medio de una tóxica envidiosa, quítate de su camino, o quítale de tu camino. Distancia y mínima confianza (que no se entere de por dónde te mueves). No hay otra. Y me tocó. Me gusta el blog. ¡Que a gusto te quedas! Ea.

viernes, 20 de junio de 2014

Infanta Sofía

Soy fan de la Infanta Sofía desde ayer. Un primor de niña. ¡Y lo bien que lo hizo todo! Con diferencia la que mejor se lo pasó y siempre sabía dónde tenía que colocarse. La criatura ya sabe que su hermana va primero. Me puso un poco nerviosa lo pendientísima que estaba su madre de ellas porque lo estaban haciendo todo de primera y la madre mira que mira, toca que toca, … creo que las agobió demasiado en su afán de darles seguridad y tranquilidad. Pero mi querida Sofía, un encanto. Formal, sencilla, natural, divertida, perfecta. Me encanta esta niña.

miércoles, 18 de junio de 2014

¡Que viva Felipe VI!

¡Cuánto tiempo llevo sin pasar por el blog! Lo echo mucho de menos, la verdad A pesar de mis escasísimos momentos para dedicar al blog, la ocasión lo merece y quiero dejar aquí mi impresión sobre el momento histórico que me toca vivir. Apenas me acuerdo de la coronación del Rey Juan Carlos I, pero ahora, es obvio, que mi situación es diferente. Creo que está bien que el Rey abdique y que lo haga ahora. No se encuentra bien físicamente; no es el mejor momento de la monarquía, probablemente provocado por él mismo; y, puede contener la marea roja que amenaza a su hijo. Por otro lado, es el mejor momento del Príncipe de Asturias. Por el contrario, no es el mejor momento del país. Pero, si fuera el mejor momento del Rey y el mejor momento del país, evidentemente, no se iría. Otra cosa, no hay que darle la palabra al pueblo para que decida qué sistema político quiere porque ya lo decidió en su momento. Si España fuera una República, cada vez que tocara elegir Presidente no preguntaríamos al pueblo si quiere cambiar a monarquía, de manera que no se quiere preguntar al pueblo, se quiere sustituir la monarquía democrática por la República. Creo que Felipe VI va a ser un Rey magnífico. Abre una etapa ilusionante. Y la Reina, como quiera, va a ser insuperable, posiblemente nada que ver con la Reina Doña Sofía, pero igualmente profesional. Es joven, moderna, inteligente, capaz y antipática. Por eso, solo le falta querer, y como quiera…, tenemos monarquía pa rato. Larga vida al Rey.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Queridos blogueros. Si estáis leyendo esto es porque vuelvo a tener blog operativo. Alguien me machacó el anterior y espero que los que me visitabais volváis a hacerlo. Sé que es difícil volver a empezar después de 10 años de tener una cita con el blog. Pero, francamente, me importa un bledo. ¿Cómo era aquéllo?: "Botín es a botón, como cojín es a X. Pues, me importa dos X que me machaquen el blog"